SOS Haití

2010-02-13 18:52:12

Download (833.06 kb | 03:33)
Comentarios (0)

Somos sólo personas aquí, en el planeta tierra y hasta que no descubramos cualquier otro tipo de vida inteligente fuera de nuestra planeta, es lo que hay.

Sólo somos personas como cantaba el canto del loco, personas humanas(guiño gomaespuma, qué buenos..), altos, bajos, feos, guapos, listos, tontos, morenos, rubios, castaños, pelirrojos, albinos, de colores...

monedasLa visión urbanita actual conforma, especialmente en las grandes ciudades, un enorme puzzle humano que nos tiene que cuadrar.

El problema es cuando ese enorme puzzle falla.

En nuestros queridos pueblos (a lo labordeta) encontramos, vacas, ovejas,  que dan color al paisaje, haciéndolo quizá más armonioso, si hablamos de personas y sólo personas... nos arriesgamos.

Como decía somos piezas de un puzzle, de un todo imperfecto, imprevisible e inacabado y si una especie de árbitro universal absolutamente imparcial, lanzara una moneda al aire ésta caería sentenciando a los que  serán los desgraciados y los afortunados.

Esto es solo la causa de lo que pudo ocurrir hace alrededor de un mes, un tal Smith aopostado en el canto impecable de su mesa en la oficina le dicta a su secretaría, tiene poco tiempo porque ha de partir en  viaje de negocios, desde Nueva York  hacia Londres al día siguiente.

Se ajusta su rolex y ciñéndose el puño derecho de su camisa termina de dictarle a su personal assistant. A esa misma hora, Carlos Javier se cuela en un modesto teatro de Puerto Príncipe, Haití, para tratar de sacarse unas monedillas y así poder comprar la cena, vive al día. No sabe, no puede saber qué ocurrirá mañana.

Carlos, Se disponía a escapar a toda mecha tras el hurto a su último benefactor involuntario, cuando notó un temblor en el suelo que prontó se extendió al resto de construcciones circuandantes, no eran imaginaciones suyas, la gente comenzó a agitarse con mucho nerviosismo, minutos después llegaba el caos en forma de gritos, lamentos, lloros y mucho polvillo por todos los sitios.

Entonces te preguntas y si ese árbitro universal, aumimos que imparcial, hubiese hecho caer la moneda con la cara y la cruz del revés es  incómodo sólo pensarlo, recurrimos a nuestra herencia judeocristiana para que nos remita a la resignación con lo que en este mundo te ha tocado.

Comentarios

Si desea enviar un comentario sobre este episodio rellene el siguiente formulario ...

Nombre:


Email:


URL:


Comentario:


Por favor, teclea el código de seguridad para enviar el comentario: