De ríos, ventanas y lunas

2014-05-22 14:30:45

Download (600.47 kb | 02:33)
Comentarios (1)

Páramos y masas, lúgibres como viejas cafeteras

y entonces las mariposas giran y giran en el momento

en el que la aurora boreal momentaneamente extinta les da

la señal.

No hay multiverso, sólo verso, poético, carente de pragmática

son ríos estrechos los que Dan ven tras su ventana cuando no puede

dormir .

Ríos, estrechos, anchos, caudalosos, que van a dar al mar

coincidentes  divergentes a la vez un puro espectáculo de agua casi

cristalina, muy fría y sin grifos entre las rocas, sólo salmones que saltan

de Yemen a Oman.


Ahora Dan, castigado por Morfeo, abre sus ojos como platos

para ver a una especie de hada moderna,

un enorme tatauaje en su espalda, plano imaginaro de frente,

abre la cortina de agua y ofrece su alma envuelta en una concha dorada.


Aura de rayos y luna casi llena

la taza del armario vuelve a discutir con los platos de postre

después de varias semanas, se va del armario a conocer mundo

ansiosa por descubrir cucharitas de postre más amistosas

que no le dañen al remover con vehemencia.


Detrás de la luna se asoma el hombre de larga barba estampada

se aproxima y nos echamos un chupito, nos reímos, puro paroxismo

y acabamos rechazando el creacionismo

entonces vuelvo a la cama

me muero de sueño

y siento una llovizna suave, agradable, que me salpica

y cierro el grifo de la luna.


Ya no me sentía como un balón cuadrado

todo encajaba,  cojia postura

acaba como aquella historia de la manzana mordida,

es mi acto de despedida

el zar mueve el bigote a lo Dali y llama a su escriba

que anota en una carta

aquí vivió Iván.

Comentarios

Si desea enviar un comentario sobre este episodio rellene el siguiente formulario ...

Nombre:


Email:


URL:


Comentario:


Por favor, teclea el código de seguridad para enviar el comentario:





Comentarios recibidos

Enviado por Gauna | 2014-10-15 00:21:15

Que bien que suena, muchisimas gracias