Manolo, el paro, lo pasa mal

2009-07-02 06:52:43

Download (728.44 kb | 03:06)
Comentarios (0)

El paro, ese es el lastre; considerado al menos en nuestro país, como la manifestación más significativa de la triste coyuntura económica actual;
el paro - de aquí adelante Manolo - le comentó a su parienta cuando llegó a su hogar, o sea al INEM, que se sentía desbordado, asustado por las largas colas de ahí fuera.

Manolo temía que esos hijos no deseados que le habían salido en el último año podrían ser atropellados y entonces los servicios de urgencias no darían a basto para poder atender a tanta gente y de esta manera se pondría a prueba a la seguridad social del pais.

Pero entonces, quiénes tendrían prioridad en ser atendidos??
la seguridad social tan fuerte en nuestro país, ahora se tambaleaba por el peso de las cifras.

Ya lo decía la prima de Manolo Sonia Sansa, tb conocida como la Seguridad Social, que la actual coyuntura no servía para otra cosa
que para poner a prueba los cimientos de nuestra economía; era en realidad un complot mundial.

Nos están apartando a nivel internacional, igual que en la época de Franco. Alguien oyo las absurdas declaraciones de los obispos sobre el aborto y pensó en penalizar a todo el país.

Manolo está sufriendo muchos cambios últimamente y es además el nuevo Dante, al menos en la oficina del Inem en la que tuve el gusto de gestionar mi subsidio de desempleo.

Sí, como lo oís: contradiciendo la idea del relato clásico de "descenso a los infiernos", en esta oficina el infierno se encontraba en la planta
de arriba.

El calor insoportable se concentraba y de qué manera en la planta superior, claro que quizá contribuía a ello el hecho de que nos congregáramos unas 390 personas a lo largo de toda una mañana.

Es el desfile de los parados, ahora también podemos dedicarles un bonito vals, el vals del parado, sí, por què no? a modo de homenaje porque es para ponerles (ponernos) un monumento.

Mi experiencia en la citada oficina: 

Tras esperar una hora en la planta de abajo -como muchos otros- me enteré de que el número B para solicitar el subsidio se cojía en la planta de arriba, con la consecuente demora.

Pillé de casualidad el último número: si se acaban te aguantas y tienes que volver al día siguiente

Lo peor fue lo de una de las coleguitas que hice en la cola (sí, se confraterniza mucho en las colas del inem), una chica de mi barrio que sólo iba para preguntar qué información necesitaba: tuvo que esperar prácticamente toda la mañana. l

Lo dicho, Manolo de esta acaba en urgencias.

Comentarios

Si desea enviar un comentario sobre este episodio rellene el siguiente formulario ...

Nombre:


Email:


URL:


Comentario:


Por favor, teclea el código de seguridad para enviar el comentario: